Saltar navegación
in English

Mitos y realidades acerca del aborto

MITO: El aborto es peligroso.

REALIDAD: El aborto es uno de los procedimientos médicos más seguros y comunes realizados en los Estados Unidos. El riesgo de complicaciones serias es mínimo; menos del 0.3% de las pacientes de aborto sufren alguna complicación que requiere hospitalización.

MITO: El aborto causa o aumenta el riesgo de cáncer del seno.

REALIDAD: Revisiones exhaustivas por paneles de expertos convocados por los gobiernos de los Estados Unidos e Inglaterra han concluido que no existe ninguna asociación entre el aborto y el cáncer del seno. Tampoco existe ninguna indicación de que el aborto sea un factor de riesgo para otros tipos de cánceres.

MYTH: El aborto pone la fertilidad futura en riesgo.

REALIDAD: No existe ninguna evidencia científica que indique que el aborto afecta su capacidad de tener un embarazo saludable. Solo cuando una persona sufre complicaciones serias, las cuales rara vez ocurren, la fertilidad futura se ve afectada. Los estudios médicos muestran que tener un aborto no hace más difícil resultar nuevamente embarazada.

MITO: El aborto es muy doloroso.

REALIDAD: Siempre se ofrece alivio para el dolor a las pacientes que eligen los servicios de aborto. La mayoría de gente tiene cólicos, una sensación similar a los cólicos menstruales, durante el aborto. Toda la gente que ha tenido un aborto reporta diferentes niveles de incomodidad. Si usted está especialmente preocupada por el dolor, hable con su proveedor de servicios de aborto acerca de las opciones para aliviar el dolor.

MITO: El aborto es caro.

REALIDAD: El costo de un aborto depende de muchos factores, incluyendo qué tan avanzado se encuentre el embarazo, el tipo de procedimiento, los medicamentos utilizados y el tipo de instalaciones físicas de la clínica. El costo promedio de un aborto durante el primer trimestre está entre $400–600. Si usted tiene seguro de salud, el costo puede que sea significativamente menor. La mayoría de programas de seguros privados de salud prestan cobertura para el aborto, y los programas de seguro de salud públicos tales como Medicaid en el estado de Nueva York también prestan cobertura para el aborto. Si usted no cuenta con un seguro de salud, las clínicas puede que ofrezcan una tarifa proporcional para el aborto con base en su ingreso. También puede que la dejen usar tarjetas de crédito o la posibilidad de un plan de pagos. Usted también puede contactar la Asociación de Acceso al Aborto de Nueva York para ver si pueden proporcionar alguna ayuda financiera. Para más información acerca de diferentes formas de pago vea: Cómo pagar por el aborto.

MITO: La gente que opta por un aborto sufre de «síndrome postaborto.»

REALIDAD: Los paneles de expertos han encontrado que no existe evidencia para apoyar esta condición. Cada persona y cada situación son diferentes. La gente atraviesa por un rango de emociones antes de elegir y después de haber tenido un aborto. El grupo basado en Oakland Exhale ofrece consejería imparcial postaborto a nivel nacional para aquellas personas que han tenido abortos. El teléfono de Exhale es 1.866.4.EXHALE o en exhaleprovoice.org (sitio en inglés). Con consejería en español disponible.